El impresionismo: un nuevo estilo de arte fuera de los parámetros establecidos

posted 2020 Dec by

El impresionismo fue un movimiento artístico que surgió en Francia en la segunda mitad del siglo XIX, durante el período Belle Époque (era bella). La principal propuesta del impresionismo fue mostrar, a través de las artes plásticas, principalmente la pintura, los efectos de la luz en el entorno, además de presentar las impresiones personales de los artistas contemporáneos latinoamericanos sobre lo que observaban, a través de colores primarios (también llamados colores puros).

La historia del movimiento impresionista se caracteriza porque gira en torno a una variedad de encuentros entre diferentes pintores y artistas que buscaban su independencia durante la mitad del siglo XIX. Una causa en común unió a estos personajes que pretendían deshacerse de los códigos estrictos fijados en ese entonces por la Real Academia de Pintura y Escritura. Estos artífices decidieron trabajar en talleres privados para pintar de manera libre y a su manera.

El impresionismo también fue conocido por oponerse al movimiento que prevalecía en ese momento, el neoclasicismo, que inspiró a los artistas a exponer la realidad y la objetividad a través de sus obras, sin la presencia de sus opiniones sobre lo que observaban. Como el foco del impresionismo era que los artistas retrataron su visión personal en las obras, dando más libertad a la creación, fue un movimiento severamente criticado por la élite artística francesa de la época.

Historia del impresionismo

El término impresionismo proviene de la primera obra del pintor francés Claude Monet, llamada Impression du Soleil Levant (1872). El artista es conocido como uno de los principales impulsores del movimiento impresionista. Este nombre le fue dado al movimiento de forma despectiva por el crítico de artes plásticas Louis Leroy, cuando vio la obra de Monet. Esto se debe a que la pintura daba la impresión de un paisaje y no necesariamente su realidad.

Esto ocurrió, porque hasta entonces las obras de la época tenían total influencia del movimiento neoclásico, en el que los artistas retratan la realidad y la objetividad de lo que observaban, contradiciendo cualquier arte que surgiera de las técnicas académicas del movimiento. El objetivo principal de este artista, y de todos aquellos que fueron precursores de esta expresión artística, era romper con las reglas estrictas para realizar el arte.

Por otro lado, Éduardo Manet un famoso pintor impresionista francés conocido por desafiar el estilo de las obras estándar en ese momento, utilizó nuevas técnicas de color en sus cuadros contemporáneos. Una de sus principales obras se tituló: La ejecución de Maximiliano. Otro gran expositor fue el francés Edgard Degas que dirigió sus obras a figuras femeninas y por el efecto de movimiento que realizaba en sus pinturas. Sus dos obras más famosas son Bailarinas en cena y Bailarinas en azul.

Camille Pissarro, pintor francés, también fue considerado uno de los líderes del movimiento impresionista y fue el único pintor que participó en 8 exposiciones independientes realizadas por los impresionistas en París. Una de sus principales obras es Primavera, ciruelos en flor. Se dedicó a pintar la vida rural francesa y tuvo de discípulos a reconocidos artistas como Paul Cézanne.

Berthe Morisot fue una pintora francesa, que llegó a pintar obras realistas, se hizo amiga de Édouart Mante, quien influyó directamente en su forma de pintar. Berthe se convirtió en una de las pintoras más famosas del movimiento impresionista, dejando varias obras que representan la época, como su pintura In the dining room. Dentro de este grupo de mujeres artistas se encuentra también Mary Cassatt que vivió la mayor parte de su vida en Francia.

Como fue uno de los primeros movimientos artísticos en centrarse en una mayor libertad en las artes visuales, permitiendo a los artistas seguir reglas y técnicas menos académicas, el impresionismo se convirtió en uno de los movimientos artísticos más grandes de Europa, comenzando la era del arte moderno. Posteriormente, tuvo una gran aceptación en los países latinoamericanos, donde tuvo una gran influencia en el arte contemporáneo mexicano.

Principales características del impresionismo

  • Hay que destacar los temas de la naturaleza, especialmente los paisajes.
  • Mejora de la luz natural.
  • Uso de colores primarios y descompuestos.
  • Uso de sombras de colores y luminosas.
  • Centrarse en estudios de efectos opticos (ilusiones).
  • Valoración por pintura realizada al aire libre.
  • Preferencia por la mezcla de colores a través de la ilusión óptica y no por la técnica (blending), es decir, no hay mezcla de colores para crear nuevas tonalidades, solo el uso de pigmentos primarios yuxtapuestos.
  • Aplicación complementaria de la ley del color.

Impacto del impresionismo en México

Este movimiento surgió en Francia, pero tuvo una expansión acelerada en América hasta llegar a México. Diego Rivera se vio influenciado por esta expresión artística y por otras de gran relevancia en su trayectoria artística y como representante del «despertar social» en el país. El impresionismo llega a la nación una vez finaliza la dictadura de Porfirio Díaz y el inicio de la revolución del año 1910.

Durante esa época, diferentes artistas contemporáneos latinoamericanos usaron elementos de gran importancia y distinción de este movimiento, pero no crearon obras propiamente impresionistas, sino que llevaban a cabo recreaciones de estas para plasmar su propio arte de forma libre y subjetiva. Una vez llega esta expresión al país Azteca, un artista adoptó a lo largo de su trayectoria artística este estilo: Joaquín Clausell.

Joaquín Clausell fue uno de los precursores en el país de este movimiento. Sus pinturas se distinguían porque los paisajes tenían una riqueza en los colores con una interpretación vigorosa y profunda del valle de México. Este gran artista es conocido por ser el único en dedicarse completamente al Impresionismo, movimiento que se desligó de las reglas que limitaban la libertad de expresión y la creatividad de los pintores y otros artistas.

A lo largo de su vida, Clausell retrató al país de manera incansable en todas sus formas y manifestaciones de su prodigiosa y sublime naturaleza. Este artista realizó las obras con una técnica impresionista muy subjetiva y personal con un colorido único con el cual descubrió y plasmó de manera particular el paisaje marino. En cada uno de sus cuadros se puede observar la sensibilidad, admiración y una comprensión sin igual de la naturaleza de nuestro país.

Es el pintor que se distingue por plasmar los destellos de la luz, transparencias del aire, el reflejo del olor de la vegetación pura, las rocas, el agua y de todos los aspectos naturales con los que México ha sido privilegiado y dotado. Por otro lado, mostraba figuras humanas en situaciones de guerra, sufrimiento, reflexión y en momentos de oración o plegaria. No obstante, cada una de sus obras tenía la característica de estar en contacto con la naturaleza.

El Impresionismo es considerado por muchos expertos como la apertura que precisaban los artistas contemporáneos latinoamericanos para plasmar un arte libre, lejos de normas y reglas estrictas que no les permitían plasmar toda su creatividad y originalidad en sus obras. Como Galería de Arte con una gran trayectoria, estamos comprometidos a impulsar la historia artística del país y a los nuevos talentos que están dejando huella.

 Si desean conocer una variedad de obras de cada uno de los artistas contemporáneos y de los artistas que están surgiendo, los invitamos a que nos visiten en nuestra Galería de Arte. Nosotros nos encontramos ubicados en Explanada 720, Lomas de Chapultepec, 11000, CDMX, México o para recibir más información sobre nosotros y el arte que expones e impulsamos, nos pueden llamar al (55) 5282 4833.