Muralismo mexicano: el arte que generó un despertar social

posted 2020 Dec by

El término muralismo, o pintura mural, se acuñó a partir de las pinturas realizadas a principios del siglo XX, en México. Estas obras fueron realistas y monumentales. Sin embargo, pintar en las paredes es una técnica antigua. Es una forma de arte público, como el grafiti, sin embargo, a diferencia de este, tiene una estrecha relación con la arquitectura, pudiendo explorar el carácter plano de una pared o crear el efecto de una nueva área del espacio trascendental de los cuadros contemporáneos.

La técnica del fresco (aplicación de pigmentos de diferentes colores, diluidos en agua, sobre mortero aún húmedo) existe desde la antigüedad. Muchas de estas pinturas se hicieron conocidas cuando los arqueólogos comenzaron a excavar Pompeya, una ciudad destruida por el volcán Vesubio. También encontramos la misma técnica en India y China. Por lo tanto, desde tiempos remotos ha sido ampliamente usada pero fue en el siglo XX que tuvo un gran apogeo en México.

En el Renacimiento, tenemos importantes artistas que revitalizaron la técnica del fresco, como Miguel Ángel y sus pinturas en la Capilla Sixtina. No obstante, después de este período la técnica entró en decadencia, regresando con fuerza en el siglo XX, con las vanguardias europeas: fauvistas y cubistas, que realizaron murales con características expresionistas y abstractas. El propósito de estas obras era crear una nueva identidad para que todas las clases sociales se sintieran identificadas.

Otro lugar donde resurgió la pintura mural a principios del siglo XX fue México, también una época de fuerte efervescencia política y social, marcada por la Revolución Mexicana (1910-1920). Los artistas contemporáneos latinoamericanos vieron en el muralismo la mejor forma de expresar sus ideas sobre el arte popular nacional, comprometidos con el momento revolucionario que estaba atravesando el país. El objetivo principal de estos personajes era socializar el arte y rechazar aquel que era tradicional.

México es un país que se ha caracterizado a lo largo de la historia por la creatividad, innovación y el arte impregnado en cada una de sus culturas. El arte ha sido de suma importancia para la transmisión de ideas y la transformación social. Nuestro país ha sido el lugar de encuentro de diversas culturas que buscaban por medio de los distintos movimientos, salirse del arte tradicional y refleja una crítica que iba más allá de lo rutinario.

Muralismo mexicano

Es durante el movimiento revolucionario de oposición a la dictadura de Porfirio Díaz que los artistas mexicanos retoman la pintura mural y no en vano, pues argumentan que el arte debe tener un alcance social, es decir, debe ser accesible al pueblo. De ahí la opción por los murales, decorativos y/o conmemorativos, que ocupan lugares públicos, rompiendo con la pintura de lienzos y los medios restringidos de circulación de las obras de arte.

Para crear sus murales, los artistas se inspiraron en las antiguas culturas maya y azteca, el arte popular y el folclore mexicano de la época colonial y las contribuciones de la vanguardia artística europea, especialmente el expresionismo. Los artistas buscaron romper con el arte académico para crear arte original y al mismo tiempo moderno, auténticamente mexicano, en donde la idiosincrasia estuviera plasmada en cada obra para que el pueblo mexicano se sintiera orgulloso de sus raíces, historia y futuro.

Diego Rivera (1886-1957) es el pintor mural mexicano más conocido. Él creía en el arte como una forma de combatir la opresión, un instrumento revolucionario. Rivera, junto con José Orozco y David Siqueiros, crearon el movimiento mural mexicano, que junto a los cuadros contemporáneos marcaron la forma de crear el arte en México. Ellos llevaron a cabo su propósito de hacer público el arte para que las personas pudieran acercarse a esto y estar involucradas de una u otra manera en su proceso.

Por lo tanto, muralizar la opresión del colonizador español, la dictadura porfirista y la explotación capitalista estadounidense en México, fue la forma que encontraron los muralistas para llamar la atención de la gente sobre estos problemas. También pintaron murales, como el ciclo de la Historia de México (Diego Rivera, 1930-1932, Palacio Nacional), en el que se elogia al pueblo mexicano, desde sus orígenes indígenas hasta la época revolucionaria.

Es por eso por lo que diversos artistas buscaban crear un arte nacional para expresar sus ideas y pensamientos a través de los murales y que además fueran entendibles para el pueblo mexicano. Estos murales pretendían cambiar las ideas erróneas sobre el racismo contra los indígenas, ideas que se habían creado y fomentado durante la época colonial. De igual manera, buscaban la construcción de una identidad nacional nueva que permitiera consolidar los ideales de la revolución.

Es importante destacar que el muralismo mexicano fue uno de los últimos movimientos estéticos en los que se produjo la integración de las tres artes: pintura con los cuadros contemporáneos, la escultura y arquitectura. En términos formales, la influencia del realismo socialista en el muralismo mexicano fue superada por la riqueza de la experiencia estética de sus protagonistas, quienes con gran talento sintetizaron diversas influencias, dando lugar a un movimiento estético único que impactó toda Latinoamérica.

¿Por qué es importante el muralismo en México?

Fueron varios los motivos el predominio de las artes visuales y especialmente del muralismo. Pero mucho más está ligado al compromiso que tuvo el filósofo revolucionario José Vasconcelos quien fue designado por Obregón como rector de la Universidad y ministro de Educación- con el denominado «Programa Mural». José Vasconcelos, principal impulsor de este movimiento, puso a disposición de los pintores los muros de los edificios públicos de México.

Los murales mexicanos tenían un estilo indefinido, pues para Vasconcelos lo importante era dejar a los artistas libres para elegir sus temas y los muralistas, al menos en principio, exigían la erradicación del arte burgués (pintura de caballete), y apuntaban a la tradición de un arte abierto, para el pueblo: un arte fuerte, educativo y para todos. Esto posibilitó que tuviera una gran acogida entre los mexicanos que vieron en este, la forma de plasmar la lucha por la libertad y seguir con su legado.

El arte mexicano con enfoque social en la actualidad

En la actualidad, el arte contemporáneo Mexicano sigue teniendo gran importancia en la transformación social porque ha hecho parte de la evolución de la historia mexicana y el pensamiento educativo. El arte ha sido la herramienta que ha unido a la sociedad a lo largo de los años. Además, ha sido el instrumento educativo en las diferentes esferas de la sociedad. Este movimiento al igual que los distintos que se dieron en México, impulsaron el proceso de integración nacional.

Mientras la realidad virtual se sigue expandiendo por las redes sociales, el arte mexicano se extiende por las calles, cuadros contemporáneos, galerías de arte y todos los medios que permiten exhibir y dar a conocer las obras artísticas de grandes artistas latinoamericanos y extranjeros. Debido a la importancia del arte, sigue generando un impacto trascendental entre las generaciones presentes y las futuras.

Por lo tanto, podemos concluir que inclusive en esta era digitalizada, en una realidad virtual que ha influido y penetrado en la cotidianidad de las personas, el arte como el muralismo sigue impactando y sigue siendo una gran herramienta visual para concientizar a la sociedad en todos los tiempos y etapas. La mejor forma de ser parte de esa evolución social que el arte nos brinda por medio de sus expresiones en pinturas, esculturas y demás, es visitando nuestra galería que se encuentra ubicada en Explanada #720, Lomas de Chapultepec, 11000, CDMX.

Aura Galerías es una de las galerías más exclusivas en todo el país, cada obra que exponemos y disponemos a la venta, cuenta con una expresión, una historia que ha marcado de una u otra manera la sociedad mexicana. Desde nuestra apertura en 1980 nos hemos distinguido por reconocer los nuevos talentos y la innovación de los artistas que desean exponer su arte en México y el mundo entero. Para más información, les invitamos a que nos llamen al (55) 5282 4884.